Cualquiera puede vender una vivienda

¿Cualquier persona puede realizar una tarea sobre la que no está especializado?

Dedicando tiempo para conocer el procedimiento, adquiriendo información y herramientas para su desarrollo,apoyándose en los conocimientos de profesionales, …, si, puede avanzar en su cometido.

Pero posiblemente los resultados no serán lo satisfactorios que podrían ser si se hubiese contacto con un experto en la materia; el tiempo dedicado hubiese sido mucho menor y no hubieran surgido tantos problemas y preocupaciones.

Sobran ejemplos para exponer situaciones en las que es mejor contratar los servicios de un experto que intentar hacerlo uno mismo, por mucha información de la que dispongamos o seamos capaces de conseguir e interpretar.

Aún así, muchos colectivos (médicos, abogados, mecánicos, informáticos) alertan de los problemas que aparecen cuando una persona se adentra en un mundo que desconoce.

Cualquier propietario puede poner a la venta su vivienda, en cualquier canal y sin ningún requisito legal.

La falta de regulación en la gestión inmobiliaria, hace que sea un acto libre para cualquier ciudadano, pudiendo colocar su vivienda en escaparates físicos (cartel en el balcón) y virtuales (portales inmobiliarios, marketplaces, aplicaciones como wallapop)

agente-multitarea

Propietario, ¿realmente puedes vender por tu cuenta?

O, sabiendo todo lo que hace falta,

¿realmente quieres vender por tu cuenta?

Este es un listado con las tareas básicas para llevar a cabo una venta de vivienda:

  1. Preparar la vivienda antes de sacarla al mercado, limpiando, eliminando elementos personales, despersonalizando las estancias,
  2. realizar un estudio comparativo de mercado para conocer el precio de mercado,
  3. posicionar la vivienda frente a la competencia,
  4. poner en marcha la técnica de home staging, real, virtual o con ayuda de la decoración virtual,
  5. realizar un reportaje fotográfico de calidad, un video, incluso un tour virtual, autónomo o asistido,
  6. revisar la documentación necesaria, como escrituras, seguros,
  7. verificar que no existen cargas registradas ni deudas con la comunidad de propietarios,
  8. realizar una inspección preliminar para detectar posibles fallos en las instalaciones,
  9. publicar anuncios en internet,
  10. poner un cartel en el balcón y buzoneas el anuncio,
  11. recibir solicitudes y consultas , las contestas en el mismo día
  12. programar visitas a la vivienda, adecuando tu tiempo a las preferencias de los compradores
  13. atender a las visitas e incluso llevarles y les devolverles a su lugar de origen en tu coche,
  14. responder a objeciones,
  15. recibir ofertas, estudiarlas y responderlas,
  16. negociar con la parte compradora,
  17. redactar, supervisar, entregar y explicar el contrato de compraventa,
  18. ayudar al comprador a buscar financiación,
  19. revisar el contrato de compraventa y la escritura,
  20. llevar la documentación a la notaria,
  21. programar la fecha y hora e ir a la firma,
  22. estudiar el coste fiscal, la ganancia patrimonial, la plusvalía,
  23. tener en cuenta si es una herencia y calcular el impuesto de sucesiones,
  24. liquidar los impuestos,
  25. ir a los organismos y empresas para realizar los cambios de titularidad,
  26. atender al nuevo propietario y sus continuas consultas e incidencias.

Claro que puedes hacerlo tú solo

Si, todas estas tareas se pueden hacer por uno mismo, echando horas de estudio, dedicación y disponibilidad.

Mucho tiempo para un proceso cuyo plazo es indefinido y sin resultados asegurados.

Muchos de los propietarios que han iniciado este camino por su cuenta, han desistido después de meses y años con la vivienda en el mercado y sin conseguir el objetivo de venta;

la solución pasa por contratar a un profesional que:

  • se dedica a estas tareas a diario, empleando todo su tiempo,
  • conoce el mercado al dedillo,
  • cuenta con una base de compradores ya cualificados (financieramente y con decisión de compra a corto plazo),
  • colabora con otros profesionales para extender la audiencia de compradores,
  • trabaja habitualmente con los contactos adecuados (notarios, registradores, tasadores),
  • tiene la documentación preparada,
  • utiliza las herramientas específicas,
  • sigue los procedimientos perfectamente optimizados,

todo para que el proceso se desarrolle hasta el final, en el menor plazo y en el precio adecuado.

Recomendación para profesionales inmobiliarios

Una buena forma de convencer al cliente de que necesita contratar los servicios de un profesional, es mostrarle todos los acuerdos con otros profesionales, que un inmobiliario pone en marcha para el desarrollos de sus tareas:

  • Fotógrafos profesionales,
  • Decoradoras de interiores, home staging y decoración virtual,
  • Herramientas de análisis de mercado y big data,
  • Especialistas en CRM
  • Desarrolladores Web,
  • Creadores de contenidos,
  • Agencias de marketing online,
  • Abogados especialistas en derecho inmobiliario,
  • Fiscalistas

Si una de las bases del éxito de un negocio es la especialización, querer hacerlo todo desde dentro no parece la mejor idea.

Contratar y subcontratar tareas específicas, ayuda a centrarnos en nuestros factores diferenciales.

Comentarios Facebook

Artículos sobre Marketing y Tecnología Inmobiliaria

Send this to a friend