El abogado inmobiliario y las reclamaciones más habituales en derecho inmobiliario

Cuando surge algún conflicto relacionado con contratos de compraventa inmobiliaria, arrendamiento de viviendas, verificación de cargas en inmuebles y fincas, gestión de patrimonios y herencias, los particulares pueden consultar con un abogado inmobiliario, especialista en la resolución de estos problemas.

El abogado inmobiliario se encuadra en el derecho inmobiliario, que trata de las normas legales relacionadas con el ámbito inmobiliario, tanto lo relativo al ciudadano con las Administraciones, o de los particulares entre si, como en los siguientes casos:

  • arrendamientos urbanos y arrendamientos rústicos,
  • desahucios de viviendas y locales de negocio,
  • expediente de dominio,
  • expedientes de tracto sucesivo,
  • la compraventa de viviendas,
  • los traspasos de local de negocio,

Se gestionan, entre otros, este tipo de contratos:

  • compraventa de inmuebles
  • arrendamiento de viviendas,
  • compraventa de terrenos,
  • multipropiedad o aprovechamiento por turno de bienes inmuebles,
  • servidumbres,
  • ocupación ilegal de viviendas por usurpación de la propiedad,

La negociación de contratos inmobiliarios suele estar a cargo de agentes inmobiliarios, que representan a la parte compradora, o vendedora, así como en los casos de arrendamientos. Son los casos más habituales para contar con un abogado inmobiliario para particulares.

En operaciones con constructores o promotores, los abogados intervienen para estudiar cuestiones importantes, como la reclamación sobre vicios constructivos, o de los desahucios.

Las Reclamaciones más habituales a abogados inmobiliarios

La defensa jurídica que puede solicitar un particular a su abogado inmobiliario, cubre estas reclamaciones:

  • por vicios constructivos, que vulneran el Código Técnico de Edificación,
  • problemas que afectan a la habitabilidad, seguridad o funcionalidad de la vivienda o local,
  • conflictos por incumplimiento de contratos inmobiliarios,
  • desahucios,
  • reclamaciones de rentas y a la resolución de contratos de arrendamiento,
  • la publicidad de los inmuebles, por considerarse falsa o que oculte vicios, como grietas, goteras, humedades,..
  • hipotecas: cláusulas suelo, pago de impuestos, comisiones,
  • por daños y perjuicios.

Los principales servicios de un abogado inmobiliario

Compraventa de inmuebles

La labor del abogado inmobiliario incluye una diligencia completa, para comprobar todos los aspectos jurídicos y técnicos relativos al inmueble tramitado. Entre las cuestiones auditadas se encuentran:

  • Su situación registral,
  • sus cargas y gravámenes,
  • el estado constructivo,
  • la estabilidad de la construcción,
  • la situación urbanística,…

Cuando se va a realizar la venta de un inmueble, el abogado ha de asesorar a sus clientes para que la adquisición se lleve a cabo con total seguridad jurídica. El cometido del abogado debe ser en todo momento el de asesorar para no vulnerar la legalidad.

Arrendamientos inmobiliarios

En el arrendamiento de un inmueble pueden surgir diversas situaciones que conlleven la labor de un abogado especializado en derecho inmobiliario. Algunos ejemplos:

  • Reclamaciones de rentas y otros incumplimientos derivados del contrato de arrendamiento.
  • cuando una vivienda que tiene varios propietarios, queriendo unos alquilarla y otros no.

Leasing inmobiliario

El leasing inmobiliario es una modalidad de financiación a medio o largo plazo, que facilita, mediante un contrato de arrendamiento financiero, la adquisición del inmueble.

El arrendador cede al arrendatario el uso y disfrute del bien inmobiliario, a cambio del pago de unas cuotas, en las que se incluyen los intereses.

A la finalización del plazo estipulado en la duración del contrato de arrendamiento financiero, y del abono de todas las cuotas periódicas, el arrendatario tendrá una opción de compra del bien.

Operaciones inmobiliarias y due diligence

Según la firma www.gdlegal.com las acciones más habituales son:

  • La ejecución de procedimientos previos de due diligence y la elaboración de informes legales sobre la situación concreta de inmuebles.
  • La preparación, revisión, negociación de pactos y promesas de compraventa, contratos de arras penitenciales o confirmatorias, contratos de compraventa, contratos de llave en mano, operaciones de lease-back, etc.
  • La constitución de garantías reales y personales: hipotecas mobiliarias e inmobiliarias, prendas con y sin desplazamiento, fianzas, etc.
  • Expedientes de dominio, regularizaciones registrales y catastrales de inmuebles.
  • Estudios sobre usos urbanísticos, licencias urbanísticas, declaraciones responsables y autorizaciones administrativas en general.

Artículo Patrocinado

Comentarios Facebook

Artículos sobre Marketing y Tecnología Inmobiliaria

Send this to a friend