Cine, teatro y asesoramiento inmobiliario

Hubo una época, en la que los teatros, lugares de ocio popular durante siglos, ser reconvirtieron en cines.

La alta demanda de películas en pantalla grande, hizo que los empresarios de la farándula decidieran colocar un panel en el escenario y proyectar imágenes y sonido, desde una máquina que reproducía cintas, las veces que hiciera falta, se forma semi-autónoma.

La tecnología posibilitó una nueva forma de consumir ocio, sin la presencia de los actores, cualquier día y en varios horarios.

En la actualidad, los cines se están reconvirtiendo en teatros.

Los consumidores queremos sentir en primer persona, en la realidad, lo que transmiten los actores, sus movimientos, expresiones y sonidos,  las sensaciones de otros espectadores.

La tecnología nuevamente ha intervenido, para cambiar los hábitos de consumo.

El cine lo podemos ver desde casa, en pantallas ya no tan pequeñas, podemos decidir en qué momento ver la película, eligiendo sobre una vasta colección, en versión original, en 3D,…

Lo podemos hacer por nosotros mismos sin apenas cualificación técnica ni dedicación de tiempo para aprender el proceso de selección y reproducción.

Eventualmente, queremos ver películas en pantalla grande, en un escenario mayor, con la ceremonia del antes y el después de “ir al cine”.

Porque sabemos que no es lo mismo y, en ocasiones especiales, repetimos la experiencia.

Pero no podemos llevar el teatro a casa; el teatro se tiene que ver en su escenario, con los actores en carne y hueso, con el sonido del escenario y los susurros y risas de la platea.

No podemos hacerlo por nosotros mismos.

Dependemos de los profesionales y de sus medios.

Lo mismo pasa con el asesoramiento inmobiliario:

La tecnología ha modificado la forma de afrontar el proceso de compraventa inmobiliaria.

Los consumidores disponemos de información del mercado inmobiliario, de la oferta existente, de los precios, de la tendencia, de los trámites, impuestos y documentación necesarios.

Podemos crear reportajes fotográficos, videos, panorámicas, visitas virtuales.

Podemos Crear y Distribuir los anuncios en portales inmobiliarios.

Pero hay cuestiones que se nos escapan en el proceso de compra o venta inmobiliaria, que requieren de la intervención de un experto que sepa adelantarse a los problemas y proponga las mejores soluciones.

Como consumidores, queremos un trato personal, necesitamos depositar la confianza en una persona que se dedique a asesorar, que tiene el tiempo y los medios suficientes para gestionar óptimamente el proceso.

Hay quien prefiere el cine en casa.

Hay quien prefiere realizar el proceso de compraventa inmobiliaria por si mismo, aunque tenga que dedicar más tiempo, esfuerzo y equivocarse varias veces.

Hay quien prefiere delegar en procesos automatizados y en agencias online, que realizan parte del trabajo.

Pero siempre habrá quien prefiera relacionarse con personas, en transmitir sus preocupaciones a quien les pueda entender y dejar que el asesor gestione la operación con sus medios y herramientas, automatizadas o no, en beneficio del cliente, acompañándole en su proceso de compraventa.

 

Resumen
Título del Artículo
Cine, teatro y asesoramiento inmobiliario
Descripción
La tecnología ha modificado los hábitos de consumo y la forma de afrontar el proceso de compraventa inmobiliaria. Los consumidores tenemos más información y más opciones para decidir cómo realizar el proceso.
Autor
Inmoblog
Comentarios Facebook

Artículos similares sobre Marketing y Tecnología Inmobiliaria