5 factores para que un proyecto SEO tiene sentido

SEO es un acrónimo y anglicismo muy reconocido, pero expliquemos su significado: es la optimización, para motores de búsqueda, de tus canales online.

Siendo tus canales online (web, blog, perfiles sociales) la parte principal de tu visibilidad en internet, tiene sentido que mejorar su posicionamiento, sea una parte esencial en la estrategia de marketing digital de tu empresa.

El SEO tuvo una época gloriosa, en la que parecía que lo único importante era conseguir en primeras posiciones de resultados en Google. Tras ese periodo, llegó otro en el que se negaba esa relevancia y que el “SEO estaba muerto”, debido a la irrupción de redes sociales y el mayor tiempo de navegación de los usuarios en esas redes y en aplicaciones móviles.

Tras el SEO surgieron el SMO, para optimizar la presencia en redes sociales y el SEM, como estrategia de posicionamiento de pago, mediante campañas en los buscadores.

El incremento exponencial de páginas y de contenidos, hace cada vez más difícil colocar la información de tu empresa en lugares visibles, por lo que resulta cómodo gestionar campañas para conseguirlo, aunque sólo se consiga de forma temporal y como escasa incidencia en el posicionamiento orgánico.

Ese posicionamiento orgánico es el deseable, porque es el natural, el que consigue posicionar en mejores posiciones a largo plazo, conforme al algoritmo de cada motor de búsqueda. Algoritmos que van cambiando, que mutan a la par que lo hace el comportamiento del usuario, recompensando a los contenidos que generen interacción con los usuarios, que sean relevantes para la audiencia.

Por lo que volvemos al SEO y a la importancia de un servicio de posicionamiento en Google, en especial para pequeñas y medianas empresas, que no disponen de un presupuesto publicitario como para mantener anuncios a largo plazo en los principales soportes online, pero que si que están concienciadas con la mejora de su presencia online.

Los proyectos SEO constituyen una estrategia, que requiere de una mayor planificación que lanzar una campaña; suponen también una inversión, seguramente más limitada en el plano económico y con mejores resultados a medio y largo plazo.

La multitud de factores a tener en cuenta y el tiempo necesario para planificar, desarrollar y estudiar los resultados de una estrategia SEO, recomiendan el apoyo de un experto en la materia.

Si revisamos las actuaciones necesarias para un proyecto SEO, vemos que son cuestiones que necesitan especialización y tiempo: Selección de las palabras clave adecuadas para el negocio, optimización de factores on page de la web, optimización para el rastreador de Google y su indexación, revisión de la configuración de herramientas como Search Console y Google Analytics, definición de estrategia y acciones de link building,  informe periódico de resultados, toma de decisiones para adaptar la estrategia,…

Contamos con unos consejos de una Agencia SEO en Madrid  especializada en pymes, para afrontar un proyecto SEO:

Determinar objetivos alcanzables

Una agencia especializada en SEO te explicará que las implementaciones SEO tardan tiempo en tener resultados (visibilidad online y posicionamiento en Google) y que se van consiguiendo hitos de forma escalada e incremental.

No es inmediato como una campaña SEM, pero es perdurable y sostenida, sobre el contenido que publicas y difundes en canales propios.

Y a diferencia de los anuncios, en los que se establece un tope de presupuesto, un precio por clic y se pueden estimar el número de interacciones, en el SEO hay variables que pueden condicionar los objetivos fijados al inicio del proyecto.

Si el incremento del tráfico cualificado es un objetivo, ten en cuenta el tiempo necesario para lograrlo, dando más importancia a su sostenibilidad que a los plazos.

Los contenidos son el motor de tu posicionamiento

La información es lo que buscamos los usuarios, sea para dar respuesta a problemas, para mejorar el conocimiento ante un proceso de compraventa, o simplemente para divertirnos.

Y esa información se genera y difunde en varios formatos, no sólo el escrito.

El blogging sigue siendo una forma idónea para generar contenidos, tanto escritos como visuales, ya que permite abarcar al grupo de palabras clave  que se han identificado como prioritarias en el proyecto. Con esas keywords y los accesos de los usuarios a travñés de sus consultas en buscadores, dirigirles hacia el contenido específico donde se encuentra el servicio que da solución a lo que busca el usuario.

Debido a que se suelen atacar numerosas palabras clave, con diferentes formatos de contenido y en diferentes canales, lo recomendable es utilizar un calendario editorial, que siga la planificación de publicación y difusión de contenidos, para seguir a los objetivos del proyecto.

Hay cuestiones técnicas que gestionar

Si, hay optimizaciones técnicas que necesitan ser implementadas en la web, blog y en redes sociales. Hay que tocar código, modificar configuraciones del CMS y de herramientas.

Cuestiones como modificar el robots.txt, retocar el archivo .httacces, crear datos enriquecidos, aplicar códigos de rastreo, añadir etiquetas html, modificar atributos de los enlaces, son acciones “de minería”, pero necesarias para que el mecanismo funcione correctamente.

El alcance no se limita a tus propios canales

Otro de los falsos mitos en SEO es que los enlaces desde otros sitios, no tienen relevancia.

La tiene, y mucha, en especial si los enlaces que apunten a nuestros canales, son de sitios de relevancia, sobre palabras clave centrales del negocio y apuntando a landings con un contenido original y relevante.

Tener enlaces en directorios y en páginas de conocimiento universal como Wikipedia es importante, pero cada vez lo es más contar con el apoyo de influencers y bloggers, por lo que se necesita tacto para contactar y contenido para convencer.

Se local, amigo mio

Los negocios locales, con un ámbito de actuación delimitado geográficamente, pueden competir con grandes compañías, ya que los buscadores apoyan la segmentación por geolocalización, mostrando sus resultados de búsqueda en función de la localización del usuario, y de la información que los negocios compartan: horarios de apertura, alcance del servicio, listado de servicios, contenidos,…

Además, se tienen en cuenta datos que no gestiona directamente la empresa, como son las reseñas y opiniones vertidas por los usuarios que han utilizado los servicios de la empresa.

En este punto, conviene olvidarse de cuestiones generales y centrarse en aspectos concretos, en las búsquedas detalladas de los usuarios en un ámbito geográfico específico.

Comentarios Facebook

Artículos sobre Marketing y Tecnología Inmobiliaria