Green Inmobiliario, el compromiso por la sostenibilidad y ahorro energético

La inversión en ahorro energético de la vivienda

Así como la técnica de Home Staging se ha erigido como fundamental para dotar de mayor valor a las viviendas, mejorando su aspecto visual (con una reforma real o virtual), el hecho de realizar mejoras de ahorro energético, igualmente reales o proyectadas, se va a convertir en una acción relevante para que la propiedad a la venta tenga mejor aceptación en el mercado, se diferencia y obtenga un mayor valor.

Porque ser respetuoso con el medio ambiente no es una mera moda, es una actitud personal con repercusiones colectivas; es un gesto de generosidad con el entorno, con muy buena imagen, que además supone beneficio personal, al obtener un ahorro económico.

La inversión en tecnología que suponga ahorro energético en la vivienda, es rentable desde el mismo momento en el que se empieza a habitar en ellas con esas mejoras en funcionamiento.

La nueva promoción inmobiliaria, más sostenible

Los promotores inmobiliarios no son ajenos a una tendencia que ya es una realidad: los consumidores queremos vivir en casas saludables y que consuman la menor energía sin disminuir el confort.

La eficiencia en la instalación de iluminación, gas, calefacción y climatización, entre otros elementos, determina que esa vivienda consuma menos recursos y sea más sostenible energéticamente.

El objetivo de las empresas del sector y de la administración, es común: construir edificios de consumo casi nulo. De ahí que se esté preparando el borrador del nuevo Código Técnico de Edificación (CTE), que legislará las nuevas construcciones residenciales.

Ya hay varias iniciativas privadas que se están adelantando a la legislación, para ofrecer en sus promociones inmobiliarias viviendas saludables; es el caso del sello BREEAM, de Aedas Homes, que es un certificado de construcción sostenible, que asegura el cuidado del medio ambiente desde la fase inicial de las obras de obra nueva hasta la entrega de llaves.

Y cada vez más construtores promueven las PassivHauss, término de origen alemán, que identifica a viviendas de bajo consumo energético, conseguido por

  • la calidad térmica de los materiales de cerramiento (paredes, ventanas y puertas),
  • el uso de las fuentes de calor internas
  • la minimización de las pérdidas de ventilación con un sistema controlado con recuperación de calor.

La casa pasiva no necesita mecanismos de refrigeración ni calefacción tradicionales, con una reducción de más del 90 % en el consumo de calefacción.

 

La responsabilidad del colectivo inmobiliario

Los asesores inmobiliarios no pueden quedarse atrás ni al margen de esta tendencia, pensando que la responsabilidad ecológica de las viviendas es un coto exclusivo de constructores, arquitectos y promotores inmobiliarios.

Por ello, hay entidades que están concienciando sobre el compromiso de quienes gestionan compraventas de vivienda. Es el caso de SIRA, con su formación Green Realtor, que imparte cursos que acreditan a los asistentes como agentes comprometidos con la eficiencia energética.

Porque el agente inmobiliario tiene una Misión, un compromiso con su cliente pero también con la sociedad y el entorno que le rodea.

Comenta Fernando G. Erviti, gran erudito de la profesión inmobiliaria, americana y española, que la NAR, la Asociación Nacional de Realtors (agentes inmobiliarios) de Estados Unidos, ha preparado un diccionario inmobiliario, con unos 400 términos específicos de la profesión, de los cuales más de 40, están relacionados con la Eficiencia energética, el ahorro energético y elementos que dan al hecho de habitar una casa eficiente.

La vivienda juega un papel esencial como fuente de consumo energético y de contaminación medioambiental.

Quienes ofrecen servicios alrededor de ese bien, tienen que ser conscientes de su influencia en el consumo de energía, comunicando esa importancia tanto a propietarios como a compradores de viviendas.

La eficiencia energética será (si no lo es YA) un factor importante en la revalorización de la inversión inmobiliaria.

Más allá de explicar la obligación de que la vivienda a la venta disponga del certificado de eficiencia energética, el agente debe explicar cómo aprovechar descuentos e incentivos para financiar reformas que hagan que la vivienda sea más eficiente y ecológica.

¿Es posible una vivienda saludable, eficaz y sostenible?

Sí, no solo es deseable, es necesario. Afortunadamente, consumidores, empresas y Gobiernos están en la misma línea y los objetivos son comunes.

En España, el gasto energético de la edificación representa el 20% del consumo final, más de lo que supone el  transporte (15%)*.

En casa pasamos más del 80% de nuestra vida, por lo que tienen que ser espacios saludables.

Es más fácil cuando se construyen edificios nuevos, en los que se planifica desde el principio el ahorro energético.

En España hay más de 25 millones de vivienda energéticamente ineficientes**, en especial en términos de salud; ¿y qué factores determinan esa eficiencia?:

  • toxicidad del aire,
  • contaminación acústica,
  • deficiencia lumínica,
  • problemas de ventilación,
  • presencia de ondas y campos electromagnéticos, …

Las nuevas directivas europeas y el Nuevo Código Técnico, empujan hacia la responsabilidad y buenas prácticas de quienes planean, construyen, promueven y comercializan viviendas.

*Fuente: Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE)

**Fuente: H.A.U.S. Healthy Buildings

Comentarios Facebook

Artículos sobre Marketing y Tecnología Inmobiliaria

Send this to a friend