Por qué cada vez más empresas van a invertir en coworking

El coworking es popular. Por ejemplo, los clientes de SKEPP que buscan una oficina en alquiler en Barcelona, buscan más oficinas flexibles para trabajar que nunca.

Pero hay empresas que opinan que invertir en coworking no merece la pena.

La realidad es que el coworking ofrece ventajas a los trabajadores que estos no pueden encontrar en el espacio de trabajo tradicional.

Comunidad

Los espacios de coworking son comunidades. Crean un ambiente relajado en que los trabajadores desarrollan su propia forma de trabajar.

Y así, en este ambiente surgen las colaboraciones de una forma más natural. Por ejemplo, alguien se toma una pausa, y casualmente escucha una conversación entre dos personas que tienen un problema. Él sabe como arreglarlo. Y, así, empiezan nuevas colaboraciones entre empresas.

Las comunidades de un espacio de coworking no cuentan con rivales. No hay un ambiente tóxico en que los trabajadores tienen miedo en proponer nuevas ideas.  El ambiente y la comunidad de un espacio de coworking inspiran a hacer un trabajo que no se podría llevar a cabo en una oficina tradicional.

Flexibilidad

En ciudades grandes como Madrid y Barcelona ya se ha restringido el tráfico para reducir la contaminación. La gente sale temprano de sus casas para llegar a tiempo al trabajo, y quedan “atrapadas” en embotellamientos, con personas que han salido aun más temprano. Un espacio de coworking puede ahorrarte este tiempo de trayectos. Te puede decidir por uno cerca de casa y, así, ir en bici o andando.

Un espacio de coworking también ofrece la posibilidad de viajar por la ciudad. Por ejemplo, se pueden planificar reuniones por la mañana y seguir trabajando por la tarde en un centro de negocios. Así se mantiene el ritmo de trabajo, que resulta en un día más productivo.

Además, los autónomos que trabajan en remoto para tu empresa pierden tiempo al encontrar un sitio para trabajar fuera de su casa. A veces no hay sitio, o no hay enchufes para el ordenador, o hay adolescentes armando jaleo en los Starbucks. Y así no se puede trabajar.

Un espacio de coworking crea un sitio donde los autónomos pueden ir para hacer su trabajo fuera de casa sin perder el tiempo de buscar algo.

Productividad

Las oficinas flexibles también tienen la ventaja de que no hay nadie para distraerse y nada con que se puede distraer. Ya no se pierde tiempo en hacer tareas domesticas toda la mañana. En un espacio de coworking es más difícil distraerse. La gente está simplemente trabajando.

Los días en un centro de negocios son más productivos porque no se tienen que arreglar las cosas pequeñas que siempre cuestan más tiempo del que se pensaba.

¿No funciona el internet?  ¿El ordenador no se conecta con la impresora?

Una llamada a las personas de mantenimiento, y ya está solucionado.

Trabajar desde casa aumenta la soledad. Aunque la soledad puede inspirar nuevas ideas, demasiada soledad causa estrés y dificultad para dormir.

Y esto, a largo plazo puede resultar en síndrome de desgaste profesional, y, consecuentemente, meses en que no se puede trabajar.

Un centro de negocio ofrece un entorno social que reduce el sentimiento de soledad y así las posibilidades de sufrir un síndrome de desgaste profesional.

Las ventajas de un espacio de coworking para tu empresa

Un espacio de coworking puede ser una buena inversión para una empresa.

Cada día vienen más clientes a SKEPP, por ejemplo, que quieren encontrar una oficina en alquiler en Barcelona, o sea, aprovechar las ventajas que el coworking ofrece, como el sentido de comunidad, que crea oportunidades para colaborar, la flexibilidad que ahorra tiempo, y el aumento de la productividad.

Si todavía opinas que el coworking es algo de última moda, es el momento de reconsiderar lo que esta modalidad de trabajo puede hacer para tu empresa, e invertir en un espacio de coworking.

Artículo patrocinado

Comentarios Facebook

Artículos sobre Marketing y Tecnología Inmobiliaria

Send this to a friend