Antes de la Tecnología están tus objetivos y estrategia

En ocasiones no queremos ver más allá de las ventajas que se anuncian en cada herramienta tecnológica, aceptando sin otra consideración que se va a conseguir trabajar menos y realizar tareas en menos tiempo.

Previamente a la compra de tecnología, debemos considerar si realmente es necesaria, es decir, si el proceso de negocio se puede realizar sin esa herramienta.

También es conveniente evaluar alternativas a una determinada aplicación para comprobar si alguna de ellas se ajusta mejor a nuestro modelo de negocio.

La tecnología por si sola no resuelve ningún problema, no trabaja por si misma; es una herramienta que usada de forma correcta consigue facilitar la realización de una determinada tarea.

oficina-tecnologia-papeleo

Toda nueva herramienta supone un proceso de aprendizaje, en un ritmo distinto para cada persona que lo incorpora a su labor diaria.

Y habitualmente obliga a gestionar información, bien sea en un proceso de alimentación, de supervisión e interpretación de datos o de ambas a la vez.

En todo caso, es aconsejable plantearse estas cuestiones antes de realizar la compra impulsiva:

1. ¿Cuales son mis objetivos y mi estrategia para alcanzarlos?

2. ¿Qué problemas soluciona la tecnología?

3. ¿Su implantación supone cambios en los procesos de mi negocio?

4. ¿Es rentable la inversión si tengo que adaptarme y cambiar por la tecnología implantada?

Primero debemos debemos determinar nuestros objetivos, después afrontar la estrategia de nuestro negocio y finalmente adaptar tácticas, herramientas y tecnología que ayuden día a día en nuestros procesos previamente definidos.

—————————————————–

Esta reflexión surge de la visión de Jeff Turner, explicada con claridad y brevedad en este Video (en inglés):

Comentarios Facebook

Artículos sobre Marketing y Tecnología Inmobiliaria

Send this to a friend