No te duermas, si quieres vender pisos, actúa!

Interesantes consejos extraídos del artículo “Stop Dreaming, Start Doing”, de Kelle Sparta, experta en formación de profesionales inmobiliarios.

Soñar es divertido, pero poco efectivo para los negocios. Es el momento de transformar tus aspiraciones en una realidad.

Las personas que consiguen sus objetivos son las que actúan, las que ponen en acción sus planes. Los soñadores piensan en altas metas, pero ellos mismos no creen en poder alcanzarlas.
La mayor diferencia entre soñadores y quienes actúan, es la Intención.

Los soñadores piensan en lo que quieren para su vida y luego lo desean. Los que actúan elaborar un plan para conseguirlo, y se vuelcan en su consecución. Donde los soñadores ven obstáculos, los que actúan ven retos para superarse.

Algunos consejos para fijar los objetivos bajo una perspectiva correcta:

Hacer que cada uno de los objetivos “hay que hacerlo”, no “sería bonito hacerlo”.
Para ser eficaz, el objetivo debe ser algo más que una frase escrita en una hoja de papel que recordar de vez en cuando.
Tiene que ser visto como “tengo que concentrarme en hacer esto y nada más”.
De esta manera se esatrá completamente centrado en la consecución de ese objetivo promordial, en lugar de despirtarte con otros objetivos menos prioritarios.

Ser muy, muy específicos.
Uno de los mayores problemas que veo cuando me entrenador clientes que están teniendo dificultades a la consecución de sus metas es que no han colocado sus metas alcanzables en un formato.

Se realista.

Sobre todo al establecer tus objetivos. Si has conseguido vender 5 propiedadess el último mes, no pretendar pasar a vender 50 el mes siguiente. Trata de aumentar tus ventas y planea bien cómo invertir las ganancias extra.

Ponte en modo “solucionador de problemas”.

Conseguir un objetivo es como resolver un puzzle. Fijarse un objetivo es lo primero que debes hacer, pero las formas de alcanzarlo pueden ser muy distintas. Una vez que tengas claro el objetivo, analiza por partes las maneras de llegar a él.

Haz un seguimiento de los resultados.

Es la manera de comprobar si estás consiguiendo más ventas y benefecios, comparar los datos entre el periodo anterior y el periodo desde el que estás trabajando para conseguir el objetivo propuesto.

Ayuda el realizar un chequeo semanal de los progresos.

Establece una fecha límite.

Un calendario de trabajo para recordarte que debes conseguir el objetivo en el plazo estimado; de otra manera es posible que otras tareas nos aparten del camino para la consecución de nuestra meta. Simplemente se trata de azuzarte para hacer ahora y no dejarlo para otro momento.

Encuentra motivaciones personales.

Establece premios para ti mismo segun vayas conseguiendo objetivos parciales.

El dinero no es una motivación por si misma, si no lo que puedes hacer y conseguir con ese dinero extra.

Créetelo.

Tienes que verte a ti mismo consiguiendo el objetivo establecido, de otra manera seguramente fallarás.

Comentarios Facebook

Artículos sobre Marketing y Tecnología Inmobiliaria