La lotería inmobiliaria no suele tocar

Trabajar sin exclusiva implica tener muchas propiedades y ningún control sobre ellas.

Un volumen elevado de propiedades en cartera impide un trabajo de calidad con el propietario, ya que no da tiempo a valorar correctamente el inmueble, a realizar un análisis comparativo del mercado, a preparar la vivienda o el local antes del reportaje fotográfico (home staging), a realizar acciones de marketing personalizado para la propiedad, a preparar informes de actividad mensuales para enseñar al propietario, a rediseñar la estrategia comercial, ….

El propietario que quiere vender o alquilar, puede pensar que si trabaja sin exclusiva le permite tener su propiedad disponible en distintas agencias, con los honorarios más bajos por la competencia entre ellas, además de poder ofrecer su propiedad por su cuenta, a sus propios contactos.

Pero en el mercado inmobiliario, poner una propiedad sin exclusiva en varias agencias, es como jugar a la lotería.

¿Qué significa una imagen como esta?:

carteles de inmobiliarias

  • Que el propietario piensa que tiene más opciones de vender/alquilar si coloca su propiedad en varias agencias

  • Que al propietario no le han explicado las ventajas de la exclusiva compartida

  • Que en la zona las inmobiliarias no colaboran

  • Que la propiedad se está quemando en el mercado

  • Que los interesados no saben a quien llamar

  • Que no hay interesados en una propiedad empapelada como invendible

  • Que ninguna de las agencias se ha interesado en adecentar el inmueble

  • Que ninguna de las agencias se acuerda del inmueble a la hora de ofrecerlo a clientes compradores

  • Que ninguna de las agencias ha ofrecido al propietario un plan de marketing para su propiedad

 


Trabajar en exclusiva múltiple supone:

  • adaptarse a un modelo de trabajo eficaz,

  • centrarse en un grupo reducido de clientes y propiedades,

  • ahorrarse tiempo en la gestión,

  • captar propiedades vendibles,

  • atender mejor a clientes compradores y vendedores.

Vender o comprar una vivienda con un asesor inmobiliario que colabora en su zona y trabaja con el sistema de exclusivas compartidas, es jugar a la lotería con la mayoría de los boletos en la mano. 

Comentarios Facebook

Artículos sobre Marketing y Tecnología Inmobiliaria