Tendencias en el mercado inmobiliario en Europa 2009

 Los expertos consideran que los próximos años van a ser “muy difíciles” para el sector en Europa, porque la financiación se ha esfumado, el valor de los activos se ha desplomado y el capital inversor está a la espera de la estabilización de los precios.

Esta es una de las principales conclusiones que ofrece la sexta edición del informe Tendencias del Mercado Inmobiliario en Europa 2009realizado por PricewaterhouseCoopers y Urban Land Institute

rentabilidad inmobiliaria 2009

Resumen ejecutivo:

Los participantes del Tendencias del Mercado Inmobiliario esperan que 2009 sea un año difícil para el sector, pues la crisis financiera mundial ha sacudido las economías europeas, oscureciendo las perspectivas del mercado inmobiliario. Los mercados de transacciones tendrán una recuperación lenta, inhibida por la precaución y por la falta de deuda para los inversores, y se espera que salga al mercado una parte importante de propiedades con dificultades de pago.

Los gobiernos europeos están emprendiendo diferentes actuaciones para reanimar el crecimiento de sus economías, pero la mayoría de los países de la Europa Occidental entrarán en recesión durante 2009. Por su parte, en la Europa del Este se espera que el producto interior bruto (PIB) crezca, si bien a un ritmo mucho menor. A pesar de todo, hay una cantidad sustancial de capitales previstos para el inmobiliario europeo en 2009.

Nuestro estudio indica que las principales fuentes serán los vehículos de propiedad privada y las instituciones conservadoras, como los fondos soberanos, las compañías aseguradoras y los fondos de pensiones.

Ahora bien, de momento están a la espera de que los precios se estabilicen antes de abrir sus bolsillos. Los vehículos de propiedad privada han reunido unas cantidades importantes para el inmobiliario europeo: 23.000 millones de euros sólo en 2008. Pero muchos de los fondos existentes no lo tendrán fácil para mantener sus rendimientos, y la refinanciación será todo un reto.

Y es que en 2009 no habrá mucha disponibilidad de deuda para el inmobiliario europeo ya que los bancos están saneando sus balances. Vuelve el relationship banking, los ratios de apalancamiento moderados, y unos requisitos de suscripción más complicados general.

Además, ahora que la titulización de los créditos comerciales ha pasado de momento a la historia, será difícil financiar las grandes operaciones. Las acciones de las inmobiliarias que cotizan en bolsa están operando con descuentos nunca vistos con respecto al valor neto de sus activos. Los inversores están al acecho, a la espera de que los precios del inmobiliario toquen suelo para atacar.

En general, parece que los inversores esperan encontrar oportunidades en la inversión directa en el inmobiliario en 2009. Dan prioridad a la seguridad de los mercados más grandes, con más liquidez: el Reino Unido y Alemania. Ahora bien, los mercados emergentes de Rusia y Turquía también siguen siendo populares, por su potencial a más largo plazo.

Las tasas de capitalización de todos los sectores inmobiliarios en principio seguirán avanzando en 2009.

El Reino Unido va un paso por delante en este proceso de ajuste. La combinación de las crecientes tasas de capitalización y de los menores tipos de interés está creando un desfase financiero positivo para el inmobiliario europeo, a pesar de los mayores márgenes en los créditos.

Por el momento, el incremento de las tasas de capitalización y las turbulencias económicas están haciendo que los inversores se vuelvan a centrar en los sectores comerciales principales dejando de lado las alternativas con más potencial rentabilidad pero con mucho más riesgo. No obstante, las tendencias demográficas están despertando cada vez un mayor interés por el sector sanitario y la atención a la tercera edad, y también destaca que los elevados precios de las materias primas han desatado una moda pasajera por la inversión en propiedades agrícolas. La infraestructura, con sus flujos de caja parecidos a la renta fija, también está en el punto de mira.
El informe incluye un ranking de las ciudades con mayor interés de inversión inmobiliaria en el que Madrid y Barcelona caen a los últimos puestos, sólo por delante de Dublín. Munich y Hamburgo encabezan la lista.

Comentarios Facebook

Artículos sobre Marketing y Tecnología Inmobiliaria


No Responses