Hosteleros, hoteleros y banqueros

Al acercarme a la oficina inmobiliaria de un amigo, Luis Iglesias, vi que estaba flanqueada por otras 2 inmobiliarias.

Cuando le pregunté por esa circunstancia y si interfería en su negocio, me contestó que no, al contrario, la cercanía permitía colaborar en algunas operaciones. De hecho, mi contacto dirige una agencia perteneciente a una red que trabaja la exclusiva compartida de forma habitual. Es más, le gustaría participar activamente en una MLS local.

Luis afirmó que realmente su competencia, no son ni las otras inmobiliarias ni los particulares. Su competencia son bancos, cajas, bares y hoteles.

Reconoce haber perdido ventas incluso tras cerrar la reserva, porque los clientes han pasado después por los bancos, en los que les han negado la financiación para la vivienda, pero le han facilitado un préstamos para una vivienda adjudicada de las que tienen en cartera.

En la costa levantina, el stock de producto inmobiliario es muy alto, tanto como la necesidad de entidades financieras para vender sus activos.

También se ha dado el caso de que los clientes, tras firmar la reserva y abonar un importe inicial, lo han comentado en un bar, restaurante o en el hotel en el que se hospedan, momento en el que alguien con intereses en la venta de viviendas ha aprovechado para lanzar una oferta de último minuto. 

Esquina inmobiiarias

La esquina de las inmobiliarias, en Torrevieja

Pese a que en su localidad no existe la figura del portero, Luis asegura que hay mucho infiltrado en el negocio, sobre todo en sucursales bancarias y establecimientos de hostelería.

Comentarios Facebook

Artículos sobre Marketing y Tecnología Inmobiliaria


One Response

  1. Enrique Tarragó F 2 mayo 2011