El proceso de compraventa requiere de ciertas formalidades, trámites y tener preparados ciertos documentos.

Es una tarea que puede resultar tediosa y que, en muchas ocasiones, requiere de un profesional especializado, sea un abogado, notario o agente inmobiliario, para poder gestionar de manera correcta la información.

Veamos cuales son los documentos principales que se deben preparar para la venta de una vivienda:

Precontrato o documento privado de compraventa

Para asegurar que la operación se va a llevar a cabo en el caso de ser vendedor, se realizan contratos privados entre vendedor y comprador, llamados precontratos.

Según la Ley, este documento privado tiene total validez, por lo que no se eximirá de responsabilidad de su cumplimiento cuando está aceptado por ambas partes.

Este documento es totalmente válido, pero a la hora de inscribir la vivienda en el Registro de la Propiedad será necesario un documento de mayor poder, la escritura pública notarial.

Escritura pública notarial

Este documento público se otorga ante notario. Sirve para verificar las siguientes situaciones:

  • Que los documentos de identificación de los intervinientes sean válidos y vigentes. También se comprobará, en el caso de matrimonios, el régimen económico matrimonial con el fin de conocer si es necesaria la intervención del cónyuge.
  • Que las escrituras del vendedor sean correctas, incluyendo la comprobación de vivienda habitual y VPO.
  • Que la vivienda esté libre de arrendamientos.
  • Que esté libre de cargas la vivienda, con un documento emitido por el Registro de la Propiedad, en el que se recogen las hipotecas, embargos o cualquier otra deuda que recae sobre el inmueble.
  • Que los pagos de las cuotas de comunidad estén al día..
  • Los estatutos de la comunidad de propietarios
  • El certificado que asegure de estar al corriente del pago del IBI
  • Las últimas facturas pagadas de los suministros.

Cédula de habitabilidad

También denominada licencia de primera o segunda ocupación, es el documento que el consistorio municipal concede tras comprobar la habitabilidad de tu vivienda, con un informe técnico realizado por un profesional.

Es neceesario revisar su estado para saber si ya se tiene la licencia y si se encuentra vigente o caducada. Dependiendo de la antigüedad del inmueble, se puede contar con la licencia de primera ocupación. Si se encuentra vigente, se puede utilizar. También se puede pedir un duplicado.

Si la cédula está caducada, hay que renovarla con un nuevo informe.

En caso de no tener licencia, hay que solicitarla a un técnico, para obtener una legalización del inmueble.

Certificado energético

Es el documento que prueba el consumo de energía en la vivienda.

A la hora de alquilar (de más de 4 meses de duración) o vender una vivienda, el certificado energético  es de obligatoria exposición, incumpliéndose si no el derecho de conocimiento de la categoría energética de la vivienda. Además de conocer el consumo energético de su futura adquisición, sirve de  muestra de la calidad de los materiales, acabados e instalaciones de la vivienda.

Tasación inmobiliaria

La tasación o valoración inmobiliaria es la valoración del inmueble que hace un técnico, para establecer cuál es el valor de la vivienda.

Disponer de una valoración sirve también para que el propietario establezca un importe razonable para la venta de su vivienda (a precio de mercado).

En la actualidad, hay herramientas que permiten generar un valor aproximado de mercado; la agencia Itályca Inmobiliaria, ofrece una valoración gratuita de viviendas en el centro de Sevilla, que es una herramienta profesional que ponen a disposición de los usuarios para que puedan calcular el valor de su inmueble si quieren venderlo, y así conocer qué precio tiene en el mercado.

Puedes usar libremente esta herramienta de valoración gratuita de tu vivienda en el centro de Sevilla, con la que podrás saber, en menos de un minuto, cual es el precio de tu vivienda:

 

Comentarios Facebook
calculadora presupuesto marketing