El blog como canal de comunicación

Cada año los gurús de marketing y tecnología anuncian nuevas herramientas, tendencias y formas de comunicación; cada año añaden otras tantas que dejarán de ser útiles.

El email marketing y el blogging suelen ser las señaladas año tras año como herramientas y técnicas obsoletas, pero los resultados de las campañas, con el respaldo de estas herramientas, demuestran que son plenamente válidas en el mix de marketing de la empresa moderna.

[Extracto del artículo “El blog no pasa de moda”, publicado para la revista “Inmobiliarios Nº 44]

El blog no pasa de moda

Generar información que permita resolver dudas a personas que pueden llegar a ser clientes, atraer para provocar el inicio de una conversación con ellos y que fructifique en una relación duradera, nunca puede pasar de moda, tampoco en el medio online.

Es más, se trata de una metodología que ha demostrado convertir a usuarios desconocidos en clientes y recomendadores: Atraer, Convertir, Cerrar, Complacer.

Proceso de inbound marketing – Metodología Hubspot

El blog sigue siendo un método de comunicación idóneo; ya pasó la época en la que era una herramienta de moda. También pasó otra en la que se la quiso enterrar, como también les ha pasado a las webs y al email marketing, herramientas de plena vigencia en el internet actual, dominado por la mensajería instantánea y la dictadura de la imagen.

¿Qué otro canal te permite difundir tus servicios a un público concreto, de forma periódica, con total control del calendario de publicación?

¿Hay mejor forma de alimentar el afán de conocimiento de tu target, de mantener el contenido vivo y accesible cuando lo necesiten tus clientes?

Esta herramienta de transferencia de conocimiento, de imán para quienes necesitan respuestas cualificadas de un profesional experimentado, funciona si se le aplica creatividad;  de nada sirve copiar o usar contenido enlatado.

Quien se plantea usar esta herramienta, se pregunta si realmente se consigue atraer usuarios y capturar leads.

La duda es si el esfuerzo merece la pena, porque para crear contenido de valor, hay que hacer algo más que pensar, escribir y publicar.

Quienes han implementado este formato en la comunicación de su empresa, pasados los primeros meses de travesía por el desierto, constatan su validez para demostrar el conocimiento adquirido, para la mejora de la reputación y para atraer a contactos cualificados.

Una persona que contacta con el responsable del blog, después de haberse informado con alguno de los artículos, es un contacto maduro, al que ya no hay que perseguir ni hacer un seguimiento continuado inicial.

Si ha contactado después de adquirir el conocimiento compartido, es que se ha convencido de su validez y quiere contar con el autor, para dar solución a sus problemas, dudas o intereses.

La Estrategia

Como en cualquier actividad profesional, hay que seguir una estrategia. Es posible convertir a los contactos antes incluso de que se encuentren en tu embudo de conversión, pero para ello debes tener bien claro quienes conforman tu audiencia.

Si construyes y compartes conocimiento, permites establecer conversación y, una relación, con quien antes no conocías.

Si alguien de tu audiencia contacta contigo, es que está demandando tu asesoramiento; no te está preguntando por una característica del piso que no ha visto en el anuncio, o en si el precio es negociable.

Te está consultando por el proceso de compraventa en el que están embarcados y del que quieren llegar al puerto sin contratiempos.

Contacta porque ha conseguido satisfacer parte de sus necesidades con la información que has compartido y, confía en que tu experiencia en resolución de situaciones similares a la suya, permita encauzar la suya.

En ese momento, la audiencia está actuando, aun sin haber llamado a la acción de forma explícita. Y quieren una respuesta ahora.

No se trata de seguir una técnica de posicionamiento de palabras clave de tu negocio, o de SEO local. Se trata de establecer conversaciones con tu público objetivo, en el momento adecuado (el suyo), para realizar juntos el viaje hacia el objetivo de compra o venta de vivienda.

Esa es la estrategia, la de poner el foco en la relación con aquellas personas que necesitan en este momento, asesoramiento que tú ofreces, que has demostrado compartiendo conocimiento. Esa es la verdadera atracción.

Un blog no puede ser superficial ni genérico, debe atacar cuestiones concretas, dar respuesta a preguntas concretas, que sólo harían las personas que constituyen tu target.

La Preparación

Lanzarse a escribir el primer artículo es un acto temerario si no hay una planificación anterior. Es necesario conocer las herramientas y el proceso de creación, difusión y medición.

Las herramientas permiten editar la información que tenemos en mente, para convertirlas en realidad de varias formas, ya que el contenido puede manifestarse mediante la escritura, la  imagen, el video, con podcast,…

En cuanto al proceso, no empieza tecleando frente a la pantalla, ni se termina con la publicación del artículo. Empieza antes y termina después.

Analiza los recursos de los que dispones y los que pueden hacerte falta para preparar y difundir la información que demanda tus clientes.

El hecho de que sea una labor personal, no implica que puedan intervenir otras personas, tanto de la propia empresa como profesionales externos.

Entender lo importante

No se trata de tener actividad de vez en cuando, de publicar lo que sea, de contratar a un becario para que vaya anunciando noticias locales; para eso están los periódicos.

Lo que se espera de tí es que aportes tu opinión sobre esas noticias y actividades locales, que te adelantes a las consecuencias, a que aconsejes ante cambios.

Eso es aportar valor, lo otro es replicar contenido de otros. Y eso no gusta ni a las personas ni a los buscadores como el todopoderoso Google.

A ambos les gusta la información relevante, que permita a unos compartirla y a otros indexarla.

Se busca tu subjetividad, para poder obrar con objetividad.

Lo importante es alimentar de información a quien la necesita, de fomentar la conversación, facilitar las reuniones, que derivan en relación.

El objetivo no es el tráfico, es el tráfico cualificado

Publicar las captaciones inmobiliarias en el blog, puede generar más tráfico, pero no va a atraer a más personas interesadas en ellas, al menos no a contactos cualificados.

Los listados de inmuebles no generan conversación, porque no aportan valor, o no más valor que otras páginas de clasificados.

En cambio, si te centras en el proceso de compraventa que han iniciado tus potenciales clientes, estarás consiguiendo atraerles.

Con el contenido adecuado, no necesitarás continuas llamadas a la acción, tan sólo facilitar una forma sencilla de contactar, para cuando necesiten más de tí.

Medir y analizar

Casi todo se puede medir cuando se publica contenido en el medio online: tráfico, número de leads, número de emails y llamadas, interacciones para compartir y recomendar el contenido…

El análisis de los fríos números, permite descubrir lo que funciona y lo que no, descubrir qué tipo de artículos tienen más repercusión que otros.

Conclusiones

Cada profesional puede contribuir a enriquecer la experiencia de sus clientes, y lo puede hacer antes de que esos clientes entren en su esfera de influencia.

Crea el contenido (información) que tu audiencia (público objetivo) necesita.

Elige el formato que te sea más cómodo y la frecuencia en la que puedas dar continuidad a tu esfuerzo.

Comentarios Facebook

Artículos similares sobre Marketing y Tecnología Inmobiliaria